1

Todos los niños pueden aprender

Los maestros Suzuki saben que la capacidad se desarrolla de manera firme y gradual, paso a paso.  Sabemos que el potencial de un niño es ilimitado por lo cual todos los niños pueden aprender, cada uno a su ritmo con ayuda de un entorno adecuado y apoyo constante de sus padres y maestros.

2

la habilidad se desarrolla

a edad temprana

Sabemos que el desarrollo de los seres humanos comienza desde el nacimiento,

y la etapa de 0 a 3 años de edad es crítica ya que el cerebro del niño forma conexiones de por vida, por eso contamos con el programa de Educación Temprana Suzuki, donde tu hijo/a podrá comenzar desde el nacimiento.

3

el entorno nutre el crecimiento

Cuando los padres, maestros y adultos alrededor del niño son comprensivos y serviciales, cuando recompensan al niño con comentarios positivos sobre los esfuerzos que hacen y cuando muestran aceptación de los pequeños éxitos que tienen los niños, el ambiente es nutritivo y útil para el crecimiento

4

Los niños aprenden unos de otros

Todos los niños usan sus sentidos para aprender y éstos los motivarán a imitar a sus compañeros (especialmente si parece divertido). Se identifican fácilmente con los niños que son un poco mayores y representan un modelo de "trabajo". A menudo buscan a los niños un poco más jóvenes para practicar las habilidades sociales que han aprendido de los niños mayores.

5

el éxito trae mas éxito

El éxito en cualquier tarea tiene algunas recompensas implícitas, pero cuando el entorno proporciona algunas recompensas sociales o físicas como la aprobación o un abrazo, el niño aprende rápidamente a repetir el esfuerzo. Esto genera autoestima y confianza en si mismos. 

6

el involucramiento de los padres es crítico

Cuando los padres apoyan activamente a los niños, ayuda a que el proceso de aprendizaje tome lugar y se logre un dominio por completo. La retroalimentación que dan los padres genera un sentido de apoyo,

de tal forma que el alumno se siente mas seguro. 

7

el estímulo es esencial

El reconocimiento de un padre o adulto de apoyo (u otro niño) acelerará el aprendizaje y eliminará las dudas sobre lo que constituye el éxito en la experiencia de aprendizaje de un niño. Es posible que el entorno físico proporcione la recompensa necesaria, pero si no se fomenta desde ningún punto de vista,

el aprendizaje no es completo.